OPERATIVA DE GASTO CORRIENTE Y INVERSIONES EN INMOVILIZADOS

1.- GASTO E INVERSIÓN

Para llevar cualquier la actividad del día a día, las empresas necesitan hacer frente a gastos diversos, tanto en suministros como en inversiones, que les permitirán obtener el producto o servicio que comercializarán en el mercado. Estos gastos influirán en el precio del producto, además de otros factores.

Se consideran gastos corrientes todos los gastos realizados habitualmente y que se consumen en el proceso normal de la actividad de la empresa. Por ejemplo, nos podemos encontrar dentro de esta tipología de gasto las compras de materias primas, los salarios de los trabajadores, los suministros de energía, los alquileres de los locales comerciales etc., sin los cuales la empresa no podría funcionar.

Son gastos no corrientes o de inversión aquellos gastos realizados por la empresa que se incorporan a la misma y no se consumen, sino que se utilizaran por un periodo superior a un año. Por ejemplo, nos podemos encontrar la maquinaria, los vehículos, los edificios etc.

Dentro de los gastos corrientes unos de los conceptos más importantes son:

Las compras, son los aprovisionamientos de todo tipo de mercancías para el normal desarrollo de la actividad empresarial. Por ejemplo, las materias primas, los envases, los embalajes, …

Los suministros, básicamente engloban fuentes energéticas y de comunicación para el funcionamiento de la empresa, como son la electricidad, el agua, el gas, la telefonía y la comunicación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *